Son muchos los beneficios que proporciona el Método Pilates en la mujer embarazada, y también son muchos y muy interesantes los beneficios que aporta para una mejor recuperación tras dar a luz.

El cuerpo de la mujer durante el embarazo y posteriormente cuando da a luz sufre importantes transformaciones que pueden afectar a nivel físico, orgánico y psicológico.

La práctica de deporte adaptado tras el parto pueden ser de gran ayuda, y el Pilates es el ejercicio postparto que más beneficios puede aportar a la mujer.

El Pilates nos puede ayudar a fortalecer tanto nuestro cuerpo como nuestra mente, haciendo que el proceso de recuperación postparto sea más rápido, efectivo y de una forma segura.

Su realización siempre deberá llevarse a cabo bajo la supervisión de fisioterapeutas especializados y de confianza que harán posible que el método se adapte a cada mujer y a sus necesidades específicas.pilates tras el parto

Lo normal antes de practicar cualquier tipo de ejercicio es esperar al menos tres semanas desde que se dio a luz y siempre ha de ser suave, comenzando con estiramientos y caminatas suaves, prolongando de manera progresiva los tiempos. El Pilates es ideal para comenzar, ya que son ejercicios suaves que están muy bien estructurados y que ayudan a recuperar la figura proporcionando múltiples beneficios:

– Fortalece la zona abdominal procurando una rápida recuperación posparto.

– Mejora la circulación.

– Aumenta el tono muscular, la resistencia y la flexibilidad.

– Mejora la postura corporal y el estado de forma.

– Aumenta la energía, la fuerza y la resistencia, y como consecuencia  ayuda a disminuir la fatiga, el cansancio y el dolor de espalda.

– Mejora y combate la retención de líquidos, la incontinencia urinaria y el estreñimiento.

– Reduce el grado de depresión, ya que se ha demostrado que el Pilates tiene un impacto positivo al aumentar la concentración de la hormona serotonina.

Tras ver los beneficios que puede aportar la práctica de Pilates, solo queda animarse y ponerse en marcha. Y recordad que siempre que vayáis a comenzar a practicar cualquier tipo de actividad o disciplina es aconsejable que se consulte con el especialista, en este caso con el ginecólogo, ya que es el único que determinará si se puede llevar a cabo.