El Masaje Infantil  reúne una serie de técnicas que  aportan múltiples  beneficios tanto a padres y madres, como a sus hij@s. Los masajes estimulan el sistema emocional y lo fortalecen, creando un marco de confianza, seguridad y aceptación emocional que favorecen el desarrollo posterior del niñ@ en todos los ámbitos de su persona.

Actualmente y debido a los horarios laborales y obligaciones en la que nos vemos envueltos la mayoría de los padres y madres, dificulta poder dedicar a los niñ@s el tiempo y la atención que requieren, olvidando en muchas ocasiones que también merecemos disfrutar de los maravillosos momentos que los hij@s ofrecen a medida que crecen.

La aplicación del masaje infantil es una práctica sencilla que podremos ajustar fácilmente a nuestra forma de vivir. Para el bebé supone compartir un rato de especial unión con el adulto, y para el adulto resulta una experiencia gratificante. El tiempo que dedicamos en la realización del masaje infantil es muy beneficioso para ambos.

Algunos de los beneficios que aporta el masaje infantil son:

 

Para el bebé:

Fortalece su sistema inmunológico.

Beneficia al sistema digestivo ayudando a calmar los cólicos.

Ayuda a desarrollar el sistema respiratorio. Equilibra los niveles de oxígeno.

Favorece el sistema circulatorio.

Potencia el desarrollo de su sistema neurológico al facilitar el proceso de mielinización.

Favorece el sistema endocrino. Reduce las hormonas causantes del estrés.

Beneficia al sistema muscular. El masaje tiene un efecto relajante y tonificante de la musculatura.

Les enseña a relajarse. Facilita un sueño más largo y de mejor calidad. Le ayuda a liberar las tensiones, tanto físicas como emocionales.

Les ayuda a conocer su propio cuerpo. Facilita la integración del esquema corporal.

Contribuye a aumentar su autoestima.

Proporciona seguridad, se estrechan los vínculos afectivos.

Facilita la expresión de sus sentimientos ofreciéndole soporte y contención.

 

Para quien realiza el masaje:

Proporciona una excelente forma de comunicarse con el bebé. Permite detectar y responder  eficazmente a los mensajes no verbales del bebé, fomentando  la interacción.

Refuerza el instinto y la intuición.

Otorga autoconfianza y eleva la autoestima.

Ofrece un valioso tiempo centrado en sus hijos, y un espacio de diversión muy positivo.

Compensa las ausencias de los padres y las carencias de la separación.

Ayuda a relajarse.

Desarrolla las habilidades para ayudar a sus hijos en el futuro.

Favorece la consolidación de lazos familiares al estrechar los vínculos positivos.

 

centro-fisioterapia-senso-masaje-infantilEn Senso tienes la oportunidad de aprender a realizar masajes infantiles durante cinco sesiones y guiad@ por un especialista. Se va aprendiendo en distintas partes del cuerpo, de forma secuencial, y de modo que permite con la práctica integrarlo con facilidad.