Terapia Visceral

La fascia es el material del cuerpo (tejido conectivo) que envuelve los músculos, tendones, órganos, vasos, huesos y articulaciones protegiendo y manteniendo la estructura del cuerpo unido, dándole la forma que tenemos. De esta manera estamos supeditados al estado de nuestro sistema fascial. No es posible mantener un cuerpo saludable sin que tengamos un sistema fascial saludable.

Las técnicas miofasciales consisten en presiones suaves, mantenidas y con un posicionamiento especial durante un tiempo moderado por parte del fisioterapeuta, que van a provocar movimientos en las fascias del cuerpo del paciente originando así cambios en el desenvolvimiento mecánico del cuerpo y ayudando a aliviar el dolor y recuperar la alterada función corporal. 

Las típicas dolencias tratadas exitosamente con las Técnicas Miofasciales son: lumbalgias, cervicalgias, dorsalgias, hombros dolorosos, cefaleas, secuelas del latigazo cervical. Es también un tratamiento complementario dentro del tratamiento de la fibromialgia.