Fisioterapia Pediátrica

Osteopatía pedriática

Nos gusta trabajar en equipo y cuando hablamos de bebés y niños eso         significa trabajar de la mano con las familias.

El bebé puede presentar alteraciones o problemas derivados del momento del parto o relacionados con su patrón de crecimiento. Estas alteraciones se incrementan si ha sido necesario el uso de ventosa o fórceps para ayudar al bebé a nacer.

El paso del bebé por la pelvis de la madre a veces marcará su cráneo y, por lo tanto, lo deformará levemente. Las tensiones tisulares provocadas por un parto prolongado o difícil pueden provocar trastornos digestivos en los bebés (regurgitación, estreñimiento, cólicos, etc.) pero también un estado de nerviosismo, ansiedad y dificultad para dormir.

Estas tensiones de los tejidos pueden ser tratadas por su osteópata desde los primeros días de vida del bebé.

En nuestra clínica trabajamos según el concepto de la Osteopatía, valorando al bebé y al niño en su conjunto, detectamos posibles retrasos en el desarrollo psicomotor y mediante técnicas craneales y viscerales muy suaves ayudamos al niño a trabajar sobre estas disfunciones.

¿Qué casos son los que habitualmente trabajamos en nuestra clínica?

  • Deformaciones craneales (plagiocefalia), normalmente producidas por el uso de fórceps o ventosas obstétricas en el momento del parto.
  • Alteraciones o dificultades en la lactancia (frenillo lingual corto, freno labial, tensión sistema muscular succionador-deglutor, mal agarre, mal sellado, etc). Soy asesora de lactancia materna certificada.
  • Patologías del miembro inferior: pies planos, pies zambos, torsiones tibiales, displasias de cadera, enfermedad de Osgood-Schlatter, enfermedad de Sever…).
  • Torticolis congenita.
  • Cólicos del lactante (gases, estreñimiento, …).
  • Reflujo gastroesofágico (RGE), regurgitación.
  • Obstrucción del conducto lagrimal.
  • Otitis media aguda del lactante.
  • Problemas respiratorios (bronquiolitis, resfriado común, mocos, etc.).
  • Desviaciones de la columna vertebral (escoliosis).

Educación al masaje infantil

Son cinco sesiones donde se aprende una secuencia para hacer masaje al bebé.

Se va aprendiendo en distintas partes del cuerpo, de forma secuencial, de modo que permite con la práctica integrarlo con facilidad.

El masaje infantil tiene múltiples beneficios, el más importante es la comunicación, la escucha y el vínculo que se establece durante las sesiones de masaje, que favorece el desarrollo posterior del niño/a.

Es un recurso útil para cólicos del lactante, ayudar al estreñimiento y gases.