Noticias

por

En:deporte, fisioterapia, lesiones, salud, Segovia, Senso, tratamientos

Comentarios desactivados en Las Ampollas en los Pies, Prevención y Tratamiento

Las ampollas en los pies son bolsas de líquido que se forman en las dos capas superiores de la piel y que se producen cuando estas capas frotan una contra otra hasta que se separan, produciendo un hueco que se llena con un líquido acuoso.

Los síntomas que se presentan con la aparición de una ampolla suele ser molestia y dolor, enrojecimiento de la piel, ablandamiento y levantamiento de la piel donde se está formando la ampolla.

 

Existen varias causas que dan lugar a la aparición de las ampollas:

– El mal uso del calzado. Debido a que son excesivamente grandes y dan lugar a la fricción del pie y el zapato, el uso de un calzado demasiado justo que somete al pie a demasiada presión  y al uso de calzado nuevo durante un largo periodo sin descanso.

– La exposición a temperaturas extremas (frío o calor).

– La exposición de los pies a productos químicos (cosméticos, detergentes, disolventes…).

– Reacción alérgica.

– Estados de salud (estrés,…)

– Mala transpiración del pie.

– Infecciones por hongos.

– A causa de otras afecciones como el eczema dishidrótico, la varicela y el herpes.

Ampolla-500x333

¿Cómo podemos prevenir las ampollas?

– Manteniendo los pies secos. No usar calzado húmedo o mojado.

– Sustituyendo los calcetines con regularidad.

– Evitando el uso de un calzado que sea demasiado ancho o estrecho. Si vais a utilizar calzado nuevo, usadlo frecuentemente y por cortos periodos de tiempo para que los pies se vayan adaptando.

– Evitando la exposición de los pies a temperaturas extremas, y en caso necesario, utilizar un calzado adecuado.

 

En el caso de tener una ampolla ya formada en el pie, el tratamiento a seguir sería:

Limpia el área de la ampolla con agua tibia y jabón. Usar jabón antibacteriano.

Si la ampolla no duele al caminar debemos dejar que se cure por sí sola.

Si es dolorosa al caminar, lo mejor que podemos hacer es drenarla. Para ello utilizaremos una aguja hipodérmica previamente esterilizada. Introducimos la aguja en la base de la ampolla con el fin de vaciarla de líquido. Desinfectamos la zona con un antiséptico y la cubrimos con una gasa, almohadilla, tirita…

Vamos manteniendo la zona limpiándola  y cambiando el vendaje con asiduidad y dejamos que sane.

 

No realizar el tratamiento previamente descrito en caso de que la ampolla drene pus, huela mal o se enrojezca ya que es probable que esté infectada. Del mismo modo, no hacerlo en caso de que la ampolla tenga sangre. Para estos casos es mejor acudir al médico.

por

En:deporte, fisioterapia, lesiones, lesiones deportivas, rehabilitación, salud, Segovia, Senso, tratamientos

Comentarios desactivados en Cómo hacer nuestras propias Bolsas de Hielo Flexibles

Vamos a proponeros una manera fácil, cómoda y asequible de fabricar vuestras propias bolsas de hielo flexibles, que os van a resultar muy útiles tras sufrir alguna lesión como un golpe, una caída, un chichón…

Como sabéis el frío tiene un efecto analgésico que ayuda a aliviar el dolor de un traumatismo, ayuda a disminuir el espasmo muscular, la hemorragia y cierra los vasos sanguíneos (lo que impide que llegue más sangre a la zona dañada reduciendo la inflamación).DIY-ice-pack-02

Estas bolsas os van a resultar muy cómodas, ya que pueden flexionarse y moldearse para ajustarse alrededor de las diferentes partes del cuerpo.

 

Los materiales necesarios para su elaboración son los siguientes:

  • Bolsa Zip de congelación. Este tipo de bolsas funcionan mejor porque son más resistentes. Se pueden utilizar del tamaño que mejor se ajuste al área a tratar.
  • Alcohol isopropílico. Que podéis adquirir en farmacias.
  • Colorante para alimentos (opcional). Solo si se dese dar a la bolsa otra apariencia más colorista.

 

Las proporciones para realizar la bolsa de hielo flexible son:

  • 2 Bolsas de cierre hermético (bolsas Zip de congelación).
  • 1 taza de alcohol isopropílico.
  • 2 tazas de agua.
  • Colorante alimentario (opcional).

 

Una vez que tenemos todos los ingredientes en el interior de la primera bolsa, debemos intentar sacar la mayor cantidad de aire antes de cerrarla. Una vez hecho esto introducimos la primera bolsa dentro de la segunda con el fin de darle mayor resistencia y nos aseguramos de que esté completamente comprimida y luego la colocamos en el congelador en posición horizontal y dejamos que se congele (puede llevar de 12 a 14 horas).

Una vez finalizado, sacamos del congelador y  debemos tener un buen paquete frío flexible.

El ingrediente clave que evita que el agua se congele por completo es el alcohol. Esto hace que sea más fácil envolverlas alrededor de la lesión.

Como ventajas podemos mencionar que no gotean, a diferencia del hielo, y se pueden reutilizar tantas veces como se quiera.  Sólo tienes que meterlas en el congelador cuando se descongelen.

 

Precauciones con el uso de las compresas frías:

  • No colocar la bolsa de hielo directamente sobre la piel. Poner previamente en la zona a tratar una toalla o paño.
  • No utilizarla más de 10 o 15 minutos.
  • Mantener fuera del alcance de los niños.

por

En:fisioterapia, pilates terapéutico, salud, Segovia, tratamientos

Comentarios desactivados en Pilates Terapéutico

El Pilates  Terapéutico consiste en un conjunto de ejercicios físicos dirigidos centrados en el desarrollo de los músculos internos para mantener el equilibrio corporal y dar estabilidad y firmeza a la columna vertebral. Es ideal para prevenir y curar el dolor de espalda.

Los ejercicios que se realizan en Pilates Terapéutico se hacen teniendo en cuenta los problemas y necesidades de cada persona, es por ello que los grupos que se crean para su realización son pequeños, a diferencia de una clase de Pilates normal.

La realización de este tipo de ejercicios aumenta la calidad del sistema neuromuscular y la postura. Para conseguir su mayor efectividad y beneficios han de realizarse de manera lenta, suave, coordinada y controlada. De esta manera se trabaja la calidad del movimiento para evitar el dolor y su recurrencia.

La ventaja de este tipo de ejercicio es que puede ser realizado por todo el mundo y se puede adaptar a las necesidades individuales de cada persona.

 

2014_02_0061-Bola-de-pilates-Site

 

Los beneficios del Pilates Terapéutico:

  • Mejora la estabilidad, favorece el desarrollo de una elasticidad natural, la movilidad y el control del cuerpo.
  • Aumenta la fuerza y resistencia muscular desarrollando el grado de fuerza necesario para favorecer una dinámica equilibrada.
  • Mejora la coordinación de la respiración y disminuye el estrés.
  • Corrige la postura dando como resultado la disminución de los dolores de espalda.
  • Previene múltiples patologías músculo esqueléticas y degenerativas.
  • Mejora el bienestar general.
  • Aumenta la confianza al sentir un cuerpo más saludable.

¡Practica Pilates, practica salud!

por

En:deporte, fisioterapia, lesiones, lesiones deportivas, patologías, rehabilitación, salud, Segovia, Senso, tratamientos

Comentarios desactivados en Beneficios del uso del Hielo en Fisioterapia: La Crioterapia

A lo largo de la historia el hielo se ha venido utilizando para ayudar a recuperarse de lesiones como esguinces, luxaciones, contracturas musculares, espasmos, desgarros musculares, procesos inflamatorios y como analgésico local.

En  fisioterapia, la aplicación de hielo pasa a ser una  herramienta básica en el tratamiento y prevención de lesiones.

Etimológicamente, en fisioterapia, la aplicación de hielo es una técnica que se denomina crioterapia “frio curativo” o “terapia mediante el frio”.

La crioterapia es una técnica basada en la aplicación del frio sobre el organismo con fines terapéuticos. Sus principales beneficios son:

  • Analgésico y antifebril. Logrando atenuar el dolor al producir una sedación local, disminuyendo la percepción de dolor.
  • Anti-inflamatorio. Provoca la vasoconstricción de los vasos sanguíneos modulando la inflamación.
  • Reduce el edema ayudando a la reabsorción de líquido.
  • Estimula la circulación sanguínea.
  • Provee una mejora de la movilidad articular.
  • Aumento de las fuerzas musculares y del gasto calórico.
  • Acrecienta la oxigenación de la piel.
  • Minimiza la aparición de ampollas.
  • Favorece el drenaje linfático.
  • Tiene acción miorrelajante sobre el músculo afectado.

descargaEn fisioterapia existen diferentes técnicas de aplicación tales como:

  • Aplicación de hielo de forma “estática”.
  • En las que se combinan técnicas de masaje aplicadas con hielo.
  • Criocinética. En las que se combina el hielo con movilizaciones y ejercicio activo.
  • En las que se realizan estiramientos musculares combinados con hielo.

En cuanto el modo de aplicación de hielo como método terapéutico se debe tener especial cuidado con los tiempos de aplicación. Menos tiempo del indicado producirá poco o ningún efecto y un exceso puede provocar quemaduras, un efecto rebote en el organismo por exceso de frio y llegando a provocar efectos contrarios a los que queramos conseguir.

Los modos de aplicación de hielo son mediante contacto (bolsas de hielo natural, “cold packs” o compresas química), conducción (inmersión en baños de agua fría con hielo) y evaporación (utilización de aerosoles que contienen gases como el metano, el cloruro de etilo o el fluoruro de metilo y el nitrógeno líquido).

La utilización de hielo está contraindicada en personas que padecen enfermedades cardiacas, problemas vasculares, diabetes, alteraciones sensoriales, síndrome de Raynaud, urticaria, alergia o hipersensibilidad al frio y enfermedades renales o viscerales.

por

En:salud, Segovia, Senso, tratamientos

Comentarios desactivados en Qué es la Retención de Líquidos y cómo podemos prevenirla

La Hidropesía o Retención de Líquidos se debe a una acumulación excesiva de líquidos en los tejidos y que se origina por un desequilibrio en el nivel de líquidos de nuestro organismo, bien cuando los vasos sanguíneos vierten demasiados líquidos sobre el tejido corporal o  cuando los líquidos quedan retenidos en los tejidos y no vuelven a los vasos sanguíneos.

 

Los síntomas son aumento de peso inexplicable, sensación de pesadez e hinchazón en las piernas y en los tobillos, el aumento del perímetro abdominal y la presencia de fóvea (al presionar la piel firmemente con el dedo observamos un hundimiento que permanece durante algunos o segundos tras quitar el dedo).

 

Las causas de la retención de líquidos puede deberse  a:

  • Factores orgánicos: trastornos circulatorios, inflamatorios, enfermedades…
  • Factores cotidianos: estrés, sedentarismo, ingesta de medicamentos…

 

Para prevenirla y evitarla podemos seguir una serie de consejos como:

  • Mantener hábitos alimenticios saludables en los que predominen la fruta y la verdura.
  • Beber al menos dos litros de agua al día.
  • Realizar ejercicio físico de manera regular para activar nuestro organismo.
  • Elevar las piernas.
  • Consumir alimentos ricos en potasio (fruta y verdura).
  • Evitar vestir ropa demasiado ajustada.
  • Consumir alimentos bajos en sodio.

 

Las personas más propensas a sufrir este problema son mujeres (hormonas), embarazadas (durante el embarazo cuando una mujer tiene más posibilidades de retener líquidos debido al constante cambio hormonal de su organismo), personas con sobrepeso y personas que sufren alguna enfermedad o trastorno.

 

drenaje-linfatico-mane-corpoLa Fisioterapia puede ayudar a tratar la retención de líquidos mediante el Drenaje Linfático Manual. Esto consiste en la activación manual,  mediante un masaje, de la circulación linfática por estimulación del automatismo de los vasos y ganglios linfáticos, mejorando la evacuación del exceso de líquido. Sus efectos son la mejora la circulación de retorno, regeneración del sistema linfático, relajación del sistema nervioso vegetativo, regulación del tono tanto de la fibra muscular lisa como de la estriada, mejora del sistema defensivo inmunológico y estimulación de la función renal.

por

En:lesiones, lesiones deportivas, patologías, rehabilitación, salud, Segovia, tratamientos

Comentarios desactivados en El Músculo Trapecio

El trapecio es un músculo situado en la parte superior de la espalda y es uno de los músculos más importantes del tronco. Da forma a esta zona recubriendo los músculos posteriores del cuello, toda la parte superior de la espalda que queda entre los hombros y  la zona situada entre las escápulas.

Su principal función es de sostén de la cabeza impidiendo que se vaya hacia delante. Es el principal responsable de que los hombros se mantengan en su posición y no cedan cuando los cargamos de peso y es muy importante en el mantenimiento de la postura.

Si el trapecio no mantuviese una correcta posición, el músculo podría alargarse o acortarse y afectar el flujo sanguíneo y de oxígeno a los músculos dando lugar a una tensión de esta área que se traduce en dolor y rigidez. En esos casos suele sentirse una tensión o nudos en la espalda que pueden ser sensible al tacto.

El dolor en el trapecio suele darse en personas que trabajan detrás de un escritorio o con la computadora, especialmente en aquellos con mala postura. Los movimientos repetitivos también puede ser uno de los factores al no permitir que el músculo o tejido descanse.ejercicios-trapecio_b

Cuando sentimos dolor en el cuello y los hombros, el principal músculo implicado suele ser el trapecio y existen diferentes causas que pueden dar lugar a la aparición del dolor:

 

  • Debilidad muscular derivada de la falta de ejercicio. Por ello es muy importante hacer ejercicios diariamente para fortalecer estos músculos.
  • Malas posturas y falta de flexibilidad. Si estamos muchas horas en una misma postura los músculos se acostumbran a ella y se vuelven más rígidos, por ello es importante realizar estiramientos y cambiar de postura con frecuencia.
  • Echar la cabeza hacia delante o doblarse hacia delante. Por ejemplo, muchas personas cuando miran su teléfono móvil echan su cabeza hacia delante y eso acaba generando contracturas y dolor.
  • Dormir boca arriba o boca abajo con la cabeza doblada hacia un lado puede ser una causa de dolor en el cuello.
  • El estrés emocional es también causa de dolor de cuello, cabeza y espalda.

Para prevenir el dolor en el músculo trapecio lo mejor que podemos hacer es realizar estiramientos del músculo, practicar ejercicio y fortalecer los músculos del cuello para mejorar la postura.

por

En:deporte, fisioterapia, lesiones, salud, Segovia, tratamientos

Comentarios desactivados en La importancia del estiramiento para prevenir el dolor de espalda

El estiramiento tiene un papel fundamental en nuestra capacidad de movimiento ya que nos evitan las indeseadas contracturas.

Cuando un músculo va perdiendo su capacidad de estirarse, sus movimientos son cada vez de menor amplitud y como consecuencia el músculo va perdiendo movilidad angular y capacidad de amortiguar impactos.

Al perderse capacidad de estiramiento, las superficies articulares pierden flexibilidad y con ello se hace más fácil  padecer contracturas de espalda.

Los beneficios que nos aporta los estiramientos:

–        Mejor coordinación y habilidad.

–        Más eficacia mecánica en la realización de movimientos.

–        Mayor conciencia corporal (propiocepción).

–        Ayuda a relajar el cuerpo debido a una menor la tensión muscular.

–        Mayor extensibilidad y fuerza muscular.

–        Ayuda a evitar edemas.

–        Mayor y mejor resistencia a las tensiones.

–        Ayuda a prevenir lesiones y a reducir los dolores musculares.

Os proponemos que realicéis unos ejercicios de estiramiento y fortalecimiento que os pueden ayudar a aliviar vuestra espalda.

Lo ideal es realizar estos ejercicios una vez por la mañana (al levantarnos) y otra por la noche, pero si no es posible al menos realizarlos una vez al día.

–        Tumbado boca abajo con los pies apoyados en el suelo y las rodillas dobladas, llevaos una rodilla al pecho con la ayuda de las manos. Mantener la posición durante 15-30 segundos y cambiar de pierna. Repetir el ejercicio 10 veces con cada pierna.

–        Similar al ejercicio anterior, con la única diferencia que en lugar de alternar las piernas las juntamos y tratamos de acercar al pecho a la vez.

–        Tumbado boca arriba, con los pies apoyados en el suelo y las rodillas flexionadas, juntamos ambas piernas. Manteniendo siempre los hombros apoyados en el suelo durante todo el ejercicio, giramos la cadera para tocar con las dos rodillas a un lado y a otro. Repetir el ejercicio 5 veces para cada lado.

–        Tumbado boca arriba con los pies plantados en el suelo y las rodillas dobladas, elevamos unos centímetros los glúteos del suelo y mantenemos la posición durante 5 segundos. Relajamos apoyando de nuevo sobre el suelo y apretamos el abdomen como queriendo tocar el ombligo al suelo. Mantenemos la posición durante unos segundos y relajamos, para iniciar de nuevo el movimiento completo. Repetimos el ejercicio unas 8 veces.

–        Nos posicionamos como si estuviésemos a cuatro patas, empujamos los lumbares y abdomen al suelo, mientras levantamos la cabeza y los hombros. Después realizamos el movimiento contrario, elevamos el abdomen y los lumbares como queriendo tocar el techo. Repite el ejercicio al menos 8 veces.

–        Sentado en el suelo, con una pierna estirada cruzamos la otra pierna por encima de la rodilla para posar el pie de la pierna cruzada en el suelo. Agarramos la rodilla de la pierna cruzada con el codo del brazo contrario y tiramos de aquella hacia atrás. Aguantamos la posición 10 segundos y repetimos con la pierna contraria. Realizarlo al menos 3 veces con cada pierna.

–        Sentado sobre un taburete con la espalda recta, tratamos de juntar los hombros hacia atrás, mantenemos la postura unos segundos y volvemos a la posición normal. Repetimos 8 veces.

–        Tumbados boca abajo apoyando los antebrazos en el suelo por un lado y sobre la punta de los pies por otro. Apretamos el abdomen fuerte y tratamos de aguantar así al menos 15 segundos.

por

En:lesiones, salud, Segovia, Senso

Comentarios desactivados en Prevención del Cáncer de Piel

El próximo domingo día 21 de junio da comienzo el verano, con el disfrutaremos de días más largos, soleados y calurosos, y queríamos aprovechar para recordaros lo importante que es protegerse del Sol y de este modo prevenir la aparición de Cáncer de Piel.

Comenzaremos explicando que la piel  es el órgano más grande del cuerpo y nos protege ante varios factores como el calor, la luz solar, las lesiones y las infecciones.

Las capas principales de la piel son:

 

  • La epidermis (capa superior o exterior) que se compone de células escamosas, células basales y melancocitos (productores de melanina).
  • La dermis (capa inferior o interna que contiene sangre y vasos linfáticos, folículos pilosos y glándulas).

CDR0000595151

Los tipos más comunes de cáncer de piel son el carcinoma de células escamosas y el carcinoma de células basales que también se llaman cánceres de piel no melanoma.

El melanoma se forma en los melanocitos  y es un tipo menos común de cáncer de piel que crece y se dispersa rápido a tejidos cercanos y otras partes del cuerpo, lo que lo hace más difícil de curar. Si el melanoma se encuentra y trata en fases tempranas, puede ayudar a prevenir la muerte por melanoma.

El cáncer de piel puede presentarse en cualquier parte del cuerpo, pero es más común en las áreas expuestas a la luz solar (cara, cuello, manos y brazos).

Para prevenir el cáncer de piel lo importante es tomar una serie de medidas que nos ayuden a evitar los factores de riesgo:

 

  • No exponerse al Sol durante periodos prolongados de tiempo, sobre todo en su punto más fuerte.
  • Usar un buen protector solar contra la radiación UV. En un estudio se encontró que el uso de protector solar puede ayudar a prevenir la queratosis actínica, que consiste en parches escamosos en la piel que a veces se convierten en carcinoma de células escamosas.
  • Evitar el uso de las lámparas solares y las camillas de bronceado, ya que estas también emiten radiación ultravioleta.
  • Usar sombrero y gafas cuando se está al aire libre.
  • Llevar pantalón largo y camisa de manga larga cuando se está al aire libre.

 

¡Disfruta del verano y del Sol pero con precaución!

por

En:colaboraciones, deporte, DEPORTISTAS SENSO, Segovia, Senso

Comentarios desactivados en Campeonato Provincial de Pádel Segovia 2015

11224068_901412346585999_679072571135058475_nEste pasado fin de semana se disputó el Título Oficial de Campeón Provincial de Segovia 2015 en las instalaciones de Pádel Blue Segovia con la colaboración de la empresa Pádel Decarrerilla y en la cual Senso formó parte del patrocinio.

Ganar suponía recibir una plaza para poder competir en Zamora del 12 al 14 de Junio por la VI Copa de Castilla y León.

Las parejas que consiguieron llegar a la final fueron la pareja formada por Carlos del Río y Luis Gª Simón (Nava de la Asunción) por la parte inferior del cuadro, y por el superior la pareja compuesta por Diego Vega y Javier Arahuetes (Segovia).

El partido estuvo muy emocionante y todos los participantes pusieron todos sus esfuerzos en realizar un buen partido en el que finalmente resultaron vencedores la pareja formada por Diego Vega y Javier Arahuetes, que se hicieron con el título de campeón provincial.

11391368_901412313252669_8479757540034751643_n

¡Desde Senso les damos nuestra enhorabuena!

 

por

En:deporte, fisioterapia, lesiones, lesiones deportivas, patologías, rehabilitación, salud, Segovia, Senso, tratamientos

Comentarios desactivados en Los Calambres Musculares

Los calambres musculares son espasmos o contracciones involuntarias y dolorosas que normalmente se producen durante o inmediatamente después de la realización de ejercicio. El músculo que sufre el calambre se pone duro y  no es posible relajarlo.

Suelen afectar generalmente a  la parte delantera del muslo (cuádriceps), a la parte trasera del muslo (isquiotibiales) y a la pantorrilla (gastrocnemio).patologias-siste-ma-muscular-4-638

Los calambres musculares más comunes pueden ser:

  • Son los más frecuentes. Lo padecen personas sanas y les ocurre durante un periodo de reposo, más frecuentemente durante la noche y que afectan principalmente al músculo grastrocnemio y pequeños músculos de la planta del pie y dedos. Afectan con mayor frecuencia a personas de edad avanzada.
  • De la moto-neurona inferior. Se dan en patologías como la esclerosis lateral amiotrófica, poli neuropatía con daño de moto-neurona, poliomielitis recuperada, compresión de la raíz nerviosa y muy rara vez por daño de nervio periférico.
  • Por hemodiálisis. Generalmente ocurren en extremidades inferiores y al final de la diálisis y están asociados con altos niveles de ultrafiltración y pérdida de peso durante la diálisis.
  • Por calor. Los calambres por el calor son la forma más leve de lesión por el calor y consisten en espasmos musculares dolorosos que se producen durante o después de realizar ejercicio intenso y sudar en un ambiente muy caluroso.

Los síntomas se presentan en forma de dolor y espasmos del músculo, que suelen remitir en segundos o minutos. En ocasiones puede continuar durante más de 15 minutos. El músculo afectado puede estar sensible durante las 24 horas posteriores al calambre.

Las causas no son precisas, pero se piensa que son de origen neural. Los calambres se producen cuando los músculos se acortan y se utilizan repetidas veces sin haber realizado estiramientos del ejercicio. Otros factores que pueden dar lugar a su aparición son un esfuerzo excesivo, la deshidratación, el desequilibrio de la sal debido al sudor, la fatiga muscular, embarazo, hipotiroidismo, al agotarse los depósitos de magnesio o calcio, anomalías metabólicas, insuficiencia renal y el consumo de algunos medicamentos.

Para evitar los calambres musculares debemos:

– Aumentar la intensidad y la duración del entrenamiento gradualmente.

– Tomar bebidas deportivas para reponer los electrolitos al finalizar el ejercicio.

– Reponer los hidratos de carbono perdidos durante la realización de ejercicio.

– Realizar estiramientos antes y después del ejercicio.

En caso de padecer algún calambre muscular, los consejos a seguir son:

– Estirar suavemente el músculo al que le ha dado el calambre y mantenerlo estirado hasta que se haya pasado el calambre muscular.

– Aplicar hielo envuelto en un material blando.

– Masajear suavemente el músculo.

– Reponer los líquidos bebiendo agua.

 

Como siempre se ha venido diciendo “más vale prevenir que curar”.