Noticias

El pie plano es una afección caracterizada por una falta de arco longitudinal o de bóveda plantar, es decir, el pie no tiene un arco normal. Es una patología muy frecuente que se da debido a que los tejidos que sostienen las articulaciones en el pie (tendones) están flojos.

Es normal que se de en los bebes y en niños pequeños, pero a medida que estos crecen los tejidos se tensan y forman un arco (entre los 2 y 3 años de edad).

Puede suceder que como consecuencia del envejecimiento, lesiones o una enfermedad los tendones sufran daños y se desarrolle pie plano en una persona a quien ya se le han formado los arcos.arco-del-pie-plano

El pie plano se pueden clasificar como:

  • Pie plano flexible. Es uno de los tipos más comunes de pie plano y se refiere a un pie que es plano cuando la persona lo apoya en el suelo pero, al levantarlo, el arco vuelve a formarse. Se origina en la niñez y su gravedad va aumentando a lo largo de los años.
  • Pie plano rígido. Este tipo de pie no presenta arco plantar en ninguna circunstancia.

Los pies planos ocurren debido a que los tejidos que sostienen las articulaciones en el pie se debilitan, y las causas que dan lugar a su aparición van desde una cierta predisposición genética producida por un trastorno cromosómico primitivo, como consecuencia de una mala posición fetal y hasta un desbalance biomecánico.

La mayoría de los pies planos no causa dolor y en algunos casos solo se presenta la ausencia del arco plantar sin manifestar ningún tipo de sintomatología. En niños pequeños el dolor de pie plano es causado por la coalición tarsiana, una afección en la que dos o más huesos del pie crecen unidos o se fusionan. En el caso de los adultos el dolor aparecerá después de períodos prolongados sobre utilizando el pie o practicando deporte.

Si el pie plano no causa dolor o problemas al caminar no necesita de un tratamiento específico, pero cuando el pie plano es patológico y produce dolor o molestias debemos acudir a un especialista para que valore la terapia que más se adecúa al paciente.

Si el problema es más grave es posible que haya que realizar algún tipo de tratamiento quirúrgico para reparar el tendón y fusionar algunas de las articulaciones del pie en una correcta posición.

También se puede realizar un tratamiento ortopédico con la utilización de unas zapatillas especiales o unas plantillas.

En cuanto al tratamiento fisioterapéutico, este nos puede ayudar mediante la realización de ejercicios, en ciclos y repeticiones que dependerán de la tolerancia del paciente, loe ejercicios serán siempre dirigidos a fortalecer la musculatura implicada para estimular así la formación del arco plantar. También se hará uso de agentes físicos para preparar la musculatura a trabajar, incluyendo inducciones miofasciales superficiales y profundas para la liberación del tejido comprometido.

por

En:dolor, fisioterapia, músculos, patologías, salud, Segovia, Senso, tratamientos

Comentarios desactivados en El Bruxismo: consejos y ejercicios para tratarlo

El bruxismo se produce como resultado de una alteración biomecánica de la  articulación temporo-mandibular (justo delante del oído) en la que se aprietan los dientes generalmente de forma inconsciente y en la que tiene una mayor incidencia durante la noche.

Se clasifican en varios tipos:

– Bruxismo de apretamiento. Se aprietan los dientes en una determinada posición con contracción mantenida.

– De frotamiento. Se friccionan los dientes produciendo un rechinamiento, con contracción y relajación de los músculos alternadamente. Es el que produce un desgaste dentario.

– Diurno. Apretamiento o rechinamiento consciente (generalmente).

– Nocturno. Apretamiento o rechinamiento durante el sueño. Al despertar se nota cansancio muscular en la zona.

– Crónico. La persona bruxa constantemente durante el día y la noche.

En las personas que padecen de bruxismo de apretamiento el síntoma predominante es el dolor muscular acompañado frecuentemente de cefaleas. En las personas rechinadoras, la manifestación más frecuente es el desgaste en los dientes.

La principal causa de su aparición está relacionada con el estrés, además de otros factores que pueden agravar los síntomas (malos hábitos alimentarios, la falta de descanso, problemas emocionales,…)

Los síntomas más comunes que presenta el bruxismo son el desgaste de las piezas dentales, dolor e inflamación de la articulación de la mandíbula, dolor de cabeza y dolor de oído.

Para disminuir la tensión de la musculatura provocada por el bruxismo, os aconsejamos la realización de unos ejercicios que os van a ser de mucha ayuda:

  1. Relajación. Durante aproximadamente un par de minutos nos vamos a centrar en nuestra respiración. Adoptamos una postura que nos resulte cómoda, con brazos y piernas relajados. Cerramos los ojos y procedemos a observar nuestra respiración (inspiración y expiración). Seguramente nos vendrán numerosos pensamientos que dejaremos pasar, centrándonos en la respiración.
  2. Realización de masajes:masajes bruxismo

– Con las yemas de los dedos masajear circularmente, de forma suave y lenta la musculatura situada por encima del ángulo de la mandíbula.

– Con la yema de los dedos índices, corazón y anular, realizar una suave presión en la misma musculatura, situada aproximadamente un dedo por debajo del hueso del pómulo. Si se notan zonas de mayor tensión o especialmente dolorosas, presionar sobre ellas muy suavemente.

– El mismo ejercicio anterior, solo que se colocan los dedos índice y corazón por debajo de la sien, ligeramente más arriba del hueso del pómulo.

– Colocar los índices sobre los molares inferiores. La boca se debe mantener ligeramente entreabierta, de forma cómoda y relajada. Se realiza una contracción suave de 3 a 5 segundos intentando cerrar la boca mientras los índices resisten la contracción. Cuando cesa la contracción, con los índices se empuja suavemente el maxilar inferior hacia los pies. Mantener unos 30 segundos o más, o hasta que se note la relajación completa de la mandíbula. Repetir tantas veces como se quiera.

  1. Tirón de orejas. Tumbados en una posición cómoda, realizamos una presa con nuestros dedos pulgar e índice sobre el lóbulo de la oreja, y vamos a traccionar o “arrastrar” de forma suave en dirección a los pies. Cuando notemos una resistencia, mantenemos la tracción. Poco a poco iremos notando que los tejidos se relajan.
  2. Ejercicios de movilización. Realizar ejercicios de apertura y cierre de la boca, desplazamientos del hueso inferior de la mandíbula (maxilar inferior) en ambas direcciones, derecha e izquierda, para estirar la musculatura.
  3. Estiramientos cervicales. Nos llevamos la oreja hacia un hombro y mantenemos la tensión durante treinta segundos, de forma suave, lenta y progresiva. Realizaremos estiramientos hacia los dos lados para conseguir una relajación total de los tejidos.

Esperamos que los pongáis en practica y os sean de ayuda.

por

En:deporte, dolor, fascitis plantar, fisioterapia, higiene postural, lesiones, lesiones deportivas, rehabilitación, salud, Segovia, Senso, tratamientos

Comentarios desactivados en Ejercicios para aliviar el dolor de Fascitis Plantar

La Fascitis Plantar consiste en la inflamación de la fascia plantar, una banda de tejido elástico que va desde el talón hasta los dedos del pie. Su función es esencial ya que es una de las principales responsables de mantener el arco plantar, absorber y devolver la energía que se produce cuando el pie impacta contra el suelo, entre otras funciones.

La inflamación de la fascia plantar provoca dolor en el talón al apoyar el pie como consecuencia de la rigidez ocasionada por no tener movimientos mientras dormimos, y suele darse más comúnmente entre los deportistas.

Cuando se produce esta molestia se debe acudir al fisioterapeuta, ya que es el profesional que determinará la causa del dolor y en consecuencia el tratamiento más adecuado.

Además de la visita al fisioterapeuta, os proponemos una serie de ejercicios muy fáciles de realizar y que os van a ayudar a aliviar el dolor ocasionado por la fascitis plantar:

  1. Rodar el pie descalzo sobre una pelota (pelota de tenis) o botella de agua congelada (si resulta inaguantable el frío se puede realizar con calcetines), realizando movimientos hacia delante y hacia atrás.
  1. Realizar estiramientos enfocados en el gemelo, tendón de Aquiles y la fascia plantar.

Se puede realizar un masaje en la planta de los pies con algún tipo de pomada anti-inflamatoria.

Existe otra forma de aliviar la fascitis plantar, y es mediante la utilización de unas plantillas personalizadas que van a permitir liberar la fascia y de este modo se alivia la inflamación de esta estructura.

por

En:dolor, fibrosis muscular, fisioterapia, lesiones, lesiones deportivas, músculos, patologías, salud, Segovia, Senso, tratamientos

Comentarios desactivados en La Fibrosis Muscular de Rodilla

La fibrosis muscular es la formación patológica del tejido fibroso, es decir, la sustitución del tejido muscular por tejido fibroso o acumulación de fibras de colágeno. Aparece cuando se produce una pequeña rotura del tejido muscular con fase inflamatoria y la proliferación de colágeno en el tejido.

Como consecuencia  el tejido se vuelve poco flexible, con mala vascularización y no cumple su función. Es por ello que duele la rodilla y se da una limitación funcional en la persona que lo padece.rodilla

Los tejidos afectados a menudo se adhieren a los músculos adyacentes y como consecuencia, la persona se lesiona y tiene que cesar su actividad.

La fisioterapia puede ayudar en el tratamiento de esta afección empleando diferentes técnicas:

  • Trabajo de Potenciación Excéntrica. Se realiza mediante ejercicios excéntricos que van a permitir estirar las fibras y los músculos.
  • Electrólisis Percutánea intratisular (EPI). Es una técnica de fisioterapia invasiva que consiste en la aplicación eco-guiada de una corriente galvánica a través de una aguja de acupuntura que produce un proceso inflamatorio de carácter local permitiendo la fagocitosis y la reparación del tejido blando afectado (tendón, ligamento, músculo, etc.).
  • Fibrolisis Diacutánea o Ganchos. Técnica QUE se realiza con unos ganchos (“crochet”) de acero inoxidable. Su función principal es la ruptura de adherencias y la mejora de la movilidad intratisular y biomecánica.
  • Terapia Manual – Masoterapia. Se utilizan distintas técnicas de masaje que mejoran la movilidad tisular y articular general, disminuyendo las adherencias, mejorando la inflamación, la circulación local, etc.

Lo importante es que si sientes dolor, no lo dudes y consultes con tu fisioterapeuta, el/ella sabrá como ayudarte.

El hombro congelado, capsulitis adhesiva o periartritis del hombro es una afección que provoca dolor y rigidez en el hombro debido a la inflamación.

La causa que lo provoca deriva de la cápsula de la articulación del hombro que tiene ligamentos que fijan los huesos del hombro entre sí. Cuando la cápsula se inflama, los huesos son incapaces de moverse libremente en la articulación. En la mayoría de las ocasiones no hay causa para la inflamación, pero existen unos factores de riesgo que pueden provocarlo:

  • Diabetes.
  • Menopausia.
  • Problemas de tiroides.
  • Problemas cardiacos.
  • Lesiones cervicales.
  • Cirugía en el hombro.
  • Enfermedad de discos cervicales del cuello.

Hay tres etapas o fases que se dan en el hombro congelado:

  1. Congelamiento o etapa dolorosa. Comienza a disminuir el rango de movimiento y el dolor va aumentando, con una duración de entre 6 y 9 semanas.
  2. Congelado o fase adhesiva. El dolor disminuye pero la rigidez permanece. La duración suele ser entre 4 o 6 meses.
  3. Descongelado o fase de recuperación. La rigidez va disminuyendo lentamente. La recuperación completa del movimiento y fuerza puede durar entre 6 meses a 2 años.

Los síntomas del hombro congelado son:

  • Dolor.
  • Rigidez.
  • Disminución de la movilidad del hombro.

El hombro congelado sin una causa conocida comienza con dolor. Este dolor impide el movimiento del brazo, que a su vez puede llevar a que se presente rigidez e incluso menos movilidad.

Su diagnóstico normalmente se realiza con una historia clínica y una exploración física en la que se le pide al paciente que realice una serie de movimientos y en los que se observa cualquier movimiento que presente dificultad.

En ocasiones es necesario realizar cirugía, debiéndose efectuar tratamiento fisioterapéutico después de la misma.

El tratamiento de un hombro congelado es principalmente a través de anti-inflamatorios no esteroideos, inyecciones de esteroides y la fisioterapia.

El tratamiento del hombro congelado en fisioterapia conlleva:

  • Aplicación de calor al comienzo del tratamiento para ayudar a aflojar el hombro antes de las movilizaciones y estiramientos.
  • Utilización de TENS para reducir el dolor.
  • Movilizaciones suaves del hombro.
  • Estiramientos.
  • Masajes suaves.
  • Acupuntura.
  • Crioterapia.

Es importante realizar un tratamiento temprano del hombro congelado que ayude a prevenir la rigidez.

por

En:deporte, dolor, dolor de espalda, espalda, lesiones, lesiones deportivas, patologías, rehabilitación, salud, Segovia, Senso, tratamientos

Comentarios desactivados en Los músculos isquiotibiales

Los isquiotibiales son los músculos que se encuentran en la parte posterior del muslo, desde la pelvis hasta por debajo de la rodilla. Tienen un papel fundamental en la extensión del muslo sobre la cadera y la flexión de la pierna sobre el muslo cuando nos encontramos de pie.

Este grupo de músculos está formado por el bícep femoral, el semitendinoso y el semimembranoso. Estos músculos se sitúan en la cara interna de la tibia y facilitan la flexión y rotación de la articulación de la rodilla y la cadera.

Son músculos propensos a sufrir lesiones, y su contracción puede ocasionar problemas de espalda (esto es importante a tener en cuenta por parte de las personas inactivas o sedentarias).ISQUIOTIBIALES

Una lesión de los isquiotibiales generalmente esta ocasionada por un traumatismo originado por golpes, por un sobre-esfuerzo o por no realizar los estiramientos adecuados; lo que puede ocasionar una distensión, contractura muscular o rotura de fibras.

Los síntomas son el dolor intenso en la zona posterior del muslo, incapacidad de movimiento, perdida de fuerza muscular e inflamación. Aunque dependiendo del tipo de lesión (distensión, contractura, esguince o rotura) se pueden apreciar diferentes síntomas.

Hay factores que pueden aumentar el riesgo de sufrir este tipo de lesión como la practica de deportes de contacto o de sobrecarga en las piernas (fútbol, basket, carreras, rugby,…), la fatiga muscular, un esfuerzo excesivo, un peso corporal excesivo, la deshidratación, una lesión en el muslo anterior, etc.

Sitting hamstring stretch. Studio shot over white.Para proteger este grupo muscular y evitar lesiones es necesario combinar los ejercicios de fortalecimiento con los estiramientos.

Si ya se padece una lesión de los isquiotibiales es aconsejable guardar reposo, elevar la zona afectada, utilizar vendas elásticas de compresión, aplicar hielo y si el especialista lo estima oportuno de pueden utilizar medicamentos anti-inflamatorios para reducir el dolor e inflamación.

Una vez que el dolor haya desparecido, es conveniente realizar estiramientos y ejercicios de fortalecimiento para prevenir futuras lesiones.

Los tratamientos fisioterapéuticos que pueden ayudar a este tipo de lesiones son:

  • La Terapia Electro-médica.
  • La Activación Muscular (MAT).
  • La Acupuntura.
  • Crio-cinesiterapia (Combinación de Crioterapia y Kinesioterapia).

 

por

En:deporte, dolor, lesiones, lesiones deportivas, patologías, rehabilitación, salud, Segovia, Senso, tratamientos

Comentarios desactivados en El Desgarro Muscular

El desgarro muscular (rotura de fibras) es una lesión muscular que puede producirse de una manera directa (contusión), o de una manera indirecta (elongación brusca del músculo producida por una contracción rápida y/o por la realización de un sobre-esfuerzo). Es una lesión de tipo hemorrágica derivada de la rotura de los vasos sanguíneos que recorren el músculo afectado, provocando un dolor muy intenso que impide contraer el músculo.

Puede producirse en cualquier parte del cuerpo, pero es más común en los músculos de las piernas y suelen ser frecuentes en deportistas.

rotura fibrilarGeneralmente las personas que lo padecen sienten un chasquido o como si le hubiesen arrojado una piedra.

Los síntomas que presenta una lesión de estas características es dolor repentino, agudo e intenso acompañado generalmente de un hematoma.

La gravedad del desgarro depende de la cantidad de fibras que se rompen, y también de otros factores como la localización, el tamaño y morfología de la rotura, la edad, la existencia de enfermedades simultáneas, el estado de salud general, etc.

Los desgarros musculares de clasifican como:

  • Grado 1 Leve: De 8 a 10 días.
  • Grado 2 Moderado: De 3 a 4 semanas.
  • Grado 3 Grave: De 1 a 3 meses.

En los casos más graves, como el desgarro total del músculo, se produce un hematoma muy extenso e inflamación pronunciada que inmoviliza la zona afectada.desgarro muscular

El tratamiento a seguir en caso de padecer un desgarro muscular:

  • No realizar actividades que causen dolor, y dejar de practicar deporte hasta que el dolor haya desaparecido.
  • Aplicar frío. La aplicación de frío en la zona genera una vasoconstricción de los capilares y vasos rotos que reduce el sangrado en la zona y favorece los procesos de reparación posteriores.
  • Masaje drenante. Ayuda a evacuar el exceso de inflamación que se produce mejorando el dolor.
  • Medicamentos anti-inflamatorios sin esteroides. Ayudan a aliviar el dolor. Siempre, antes de tomar cualquier tipo de medicación hay que consultar con nuestro médico.
  • Se aplica calor solo cuando ya se esta preparado para volver a la actividad física.
  • Una vez que haya desaparecido el dolor agudo, se puede comenzar a realizar un estiramiento ligero hasta donde el dolor lo permita. Conforme progresamos en la recuperación, paulatinamente elevamos la actividad física.

Hay que tener en cuenta que si el dolor es persistente, es mejor no continuar exigiendo a la zona afectada con más ejercicios o movimientos, ya que se pueden lesionar aún más la zona y dejarla incapacitada por varios meses.

Como siempre os comentamos, ante cualquier síntoma de lesión acudid a un especialista que os indique el tratamiento a seguir en función del tipo de lesión.

 

por

En:dolor, salud, Segovia, Senso, tratamientos

Comentarios desactivados en Consejos para evitar la Celulitis

La celulitis (lipodistrofia ginecoide) es una afección a nivel microvascular conjuntiva en la que los  depósitos de grasa de la hipodermis desorganizan el tejido celular subcutáneo. Esa desorganización da lugar a trastornos circulatorios, fibrosis, dolor,…

La grasa que se acumula se presenta principalmente en la zona de los muslos y glúteos, pero también es habitual encontrarla en la parte baja del abdomen.

El tratamiento para la celulitis requiere de mucha paciencia, por ello es importante adoptar unos hábitos saludables que se conviertan en un estilo de vida. En este artículo os queremos ofrecer una serie de consejos para que consigáis disminuir la temida celulitis:

  • Mantén una dieta sana y equilibrada. Opta por alimentos que contengan gran cantidad de líquidos y de fibra.
  • Bebe mucha agua. La celulitis se da por un acúmulo de grasas, a los que se le añade la acumulación de líquidos y una mala circulación. Es importante beber mucha agua ya que nos ayuda a evitar la retención de líquidos, nos ayuda a eliminar las toxinas que se pueden acumular en la zona y en el resto del organismo, disminuyendo así el problema.
  • Realiza ejercicio. Sin duda es la mejor manera para luchar contra la celulitis. El ejercicio aeróbico o cardiovascular (andar, correr, nadar, tenis…) ayuda a la pérdida de peso general, ayuda a mejorar el aspecto de la zona afectada y ayuda con la pérdida de grasa.dieta y ejercicio
  • Reduce la sal en la dieta. El exceso de sal produce un aumento de la retención de líquidos, agravando el problema. Los procesados o precocinados producen el mismo efecto que la sal ya que contienen altos niveles de sodio. Hay que evitar consumir este tipo de alimentos.
  • Evita la cafeína, té y otros excitantes.
  • Realiza masajes circulares en la zona afectada con agua fría. El frío activa el metabolismo, y esto va a ayudar a eliminar la grasa y a mejorar la calidad y elasticidad de la piel.
  • Realiza sesiones de drenaje linfático manual. El drenaje tiene un gran poder de eliminación de líquidos, estimula la formación de colágeno y mejora la calidad de la piel. Es importante buscar un buen profesional que sepa realizar esta técnica adecuadamente.
  • Evita ingerir alta cantidad de alimentos ricos en proteínas. Las dietas hiperproteicas producen muchas toxinas que se acumulan en el organismo y producen una mayor retención de líquidos.
  • Evita el uso de prendas demasiado ajustadas. Las prendas muy ajustadas dificultan el retorno venoso y empeoran el problema de la celulitis.

por

En:depresión, dolor, dolor de espalda, espalda, fisioterapia, salud, Segovia, Senso, tratamientos

Comentarios desactivados en La Depresión como causa de dolor

Las emociones que experimentamos se ven en gran medida reflejadas en nuestro estado de salud. En muchas ocasiones el dolor físico que podemos padecer sobre nuestro organismo son el resultado de nuestras emociones: tristeza, apatía, estrés, ira, ansiedad, etc.

La depresión es un sentimiento de tristeza que puede manifestarse en algún momento de la vida de una persona y que puede llegar a afectar a la capacidad de relacionarse con otras y puede afectar a la realización del trabajo o incluso en el día a día.

El dolor, el malestar y la incapacidad para realizar las actividades que antes se realizaban con normalidad dan lugar a un estado de frustración que puede desencadenar en una depresión o agravarla si ya existe.

En relación a la salud de la espalda, la depresión esta considerada como  un trastorno psicológico común entre las personas que sufren dolores de espalda crónico.

Los dolores de espalda que se prolongan en el tiempo y que no tienen una explicación física clara y se acompañan de decaimiento en el estado de ánimo, podrían tratarse de dolores provocados por una depresión.

Si una persona se encuentra baja de ánimo o decaída, con muchas probabilidades los posibles dolores de espalda que padezca pueden verse afectados y aumentar su intensidad. A su vez, un intenso dolor de espalda o un dolor crónico pueden desembocar en emociones negativas.

El dolor que una persona experimenta puede afectar a su estado mental haciendo que este empeore y se prolongue, lo que repercute a su vez en el estado anímico con:

  • Nivel de energía bajo.
  • Cambios de humor extremos.
  • Anormalidades a niveles hormonales.
  • Dolor muscular extremo.
  • Apatía, frustración y desmotivación.

El dolor de espalda relacionado con una depresión es importante que sea tratado por un especialista (psicólogo – psicoterapeuta) que realice el tratamiento que más se adecue al paciente.

Cuando la depresión tiene además un componente de dolor físico se requiere de un tratamiento fisioterapéutico específico que ayude a aliviar el dolor.

por

En:dolor, fisioterapia, lesiones, patologías, rehabilitación, salud, Segovia, Senso, tratamientos

Comentarios desactivados en La Artritis Reumatoide

La artritis reumatoide es una enfermedad  inflamatoria crónica de origen autoinmune que afecta a las articulaciones y tejidos circundantes. Causa dolor, hinchazón y rigidez. Suele presentarse en más de una articulación (las articulaciones más afectadas son los dedos de las manos, muñecas, tobillos y pies) y las personas que la padecen pueden sentir malestar, cansancio e incluso fiebre.

Cualquier persona puede verse afectada por esta enfermedad, aunque es más frecuente en personas de edad avanzada y más común en mujeres. El tratamiento temprano aumenta la probabilidad de controlar la inflamación y reducir los posibles daños estructurales.

Aunque se desconocen las causas que dan origen a la enfermedad, se sabe que es el propio sistema inmune el que ataca a los tejidos del propio cuerpo, de ahí que sea una enfermedad catalogada como autoinmune. Algunos factores que podrían causar la artritis reumatoide son: los genes, el medioambiente, las hormonas y el tabaco.artritis

Los síntomas iniciales de la enfermedad pueden causar dolor articular leve, rigidez y fatiga. Hay ciertos periodos de tiempo en los que los síntomas se agudizan con inflamación de articulaciones en ciertas personas, y en otras es permanente y continua.

En las articulaciones afectadas los síntomas pueden ir desde hinchazón, ardor, hipersensibilidad, dolor frecuente, enrojecimiento y dificultad a la movilidad.  Puede aparecer fiebre, debilidad o falta de energía, pérdida de apetito, anemia, dificultad para dormir, entumecimiento, ardor y hormigueo de manos y pies, sequedad o secreciones en ojos…

Su diagnóstico debe ser realizado por el médico de cabecera o el reumatólogo. Es una enfermedad difícil de diagnosticar porque no hay una prueba específica para determinar la enfermedad, los síntomas pueden ser iguales a los de otras enfermedades de las articulaciones y puede tomar algún tiempo para que se presente el cuadro completo con todos los síntomas.

El tratamiento de personas con artritis reumatoide se basa en la disminución del dolor, reducción de la hinchazón, reducción del daño de la articulación, de modo que se ayuda al paciente a mantenerse activo el mayor tiempo posible aumentando su bienestar.

La fisioterapia puede ayudar mediante diferentes tratamientos como el laser de baja potencia y TENS (disminuyen el dolor a corto plazo), ejercicios activos, aplicación de frío y calor, férulas, masoterapia y terapia manual, reducación muscular, estiramientos, etc.

Es importante mantener un buen equilibrio entre el descanso y el ejercicio, hay que cuidar las articulaciones, reducir el estrés y mantener una dieta saludable.